Las aventuras de lo visible. Dziga Vertov, cineasta materialista.

Miguel Savransky

Resumen


La temprana concepción documental de Dziga Vertov del cine como arte que permite registrar el movimiento real de la vida puso de relieve la preocupación por crear un cine “puro” hecho de nada más (y nada menos) que materia y movimiento, capaz de superar los moldes narrativos en los que yacía entrampado hasta entonces –heredados de la literatura y el teatro– y de capturar el despliegue de las fuerzas y energías sociales de su tiempo histórico en una cartografía audiovisual. En el presente trabajo nos centraremos en al análisis de El hombre con la cámara, acaso su obra mayor. Aquí la búsqueda de una verdad a través de la escritura mecánica de la luz en el celuloide convive paradojalmente con una mirada autoral auto-consciente del artificio del cinematógrafo en todas sus dimensiones. La película puede ser pensada como la convergencia de dos líneas de fuerza heterogéneas que vertebran tanto el rodaje como la decisiva concepción del montaje en tanto arte de los intervalos: por un lado, el cine-ojo como máquina capaz de conectar todos los movimientos de los seres en el comunismo materialista de una danza rítmica llevada hasta el paroxismo; por otro, un meta-cine que remarca los artificios de la puesta en escena y el ilusionismo del montaje, haciendo oscilar indefinidamente los polos objetivo/documental y subjetivo/ficcional, a partir de una sistemática puesta en abismo de las condiciones materiales, técnicas, artísticas y sociales de su propia realización.


Palabras clave


imagen-movimiento; régimen estético; cine documental; puesta en escena; materialismo

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.

Indizada en: